¿Quiénes somos?

In English | En Català

Nos indigna la estructura del mundo actual: crisis, exclusión social, desigualdad, cambio climático, racismo, violencia, discriminación por género, creencia u opción sexual, elitismo educativo, neoliberalismo, políticos mentirosos y banqueros corruptos… El objetivo de Joves d’Esquerra Verda, referente juvenil de ICV con 20 años de historia y organización heredera de Juventut Comunista de Catalunya y la Juventud Socialista Unificada,es participar y decidir para transformar.

El contexto político y social está experimentando cambios substanciales con los gobiernos d la derecha en Catalunya y el Estado Español y el dominio de políticas neoliberales en todo Europa. La obsesión por el déficit y los recortes indiscriminados que se les asocian están incrementando las desigualdades. Se está imponiendo, incluso con violencia, que la crisis la paguen los pobres y que los ricos salgan indemnes, que la paguen los de abajo y que los e arriba siguió mandando en unas relaciones económicas antidemocráticas, la paguen las clases sociales más débiles y que los trabajadores y las trabajadoras sufran un retroceso estructural de los derechos sociales.

Los área ataques contra la ciudadanía, contra la mayoría, son continuos, incesantes, dolorosos: reforma laboral para generalizar el despido libre y gratuito, recortes incesantes de servicios públicos especialmente traumáticos en salud y educación, leyes que provocan retrocesos en los derechos de las mujeres o la apuesta por la energía nuclear y por el mismo modelo de economía especulativa que nos ha llevado a la crisis, entre muchos otros factores.

Como JEV debemos generar la capacidad de participar en la respuesta que se está articulando en contra de los recortes y los retrocesos sociales; debemos proyectar nuestro discurso hacia fuera y incorporar en la medida de lo posible aquellas voces que, como nosotros, creen que hay alternativa a la política de recortes y destrucción del Estado de bienestar. La resignación ha área que los ricos y los de arriba ganen la batalla, mientras que nosotros necesitamos la esperanza por medio de la acción en la calle y en las instituciones.

Entendemos que la crisis es global y que va más allá de la crisis financiera actual, y que tiene, además, muchas caras y muchas expresiones. En el fondo no deja de ser una crisis sistémica, la crisis del capitalismo y su expresión en la globalización neoliberal. Así, la lucha es necesaria en nuestra casa y en todo el mundo, por lo quedebemos ser capaces de articular un discurso que dé respuesta a la doble dimensión -global y local- de la crisis. Pequeños cambios locales, grandes ideas globales.

Debemos trazar un discurso que plantee alternativas tales al sistema y, además, más y mejores alianzas con todos aquellos sectores con que compartimos esta de alternativas y esperanza. En definitiva, debemos fortalecer nuestro pie en la calle para recuperar alianzas pérdidas, fortalecer las que ya tenemos y tejer otras nuevas. Somos conscientes que solos no podemos hacer frente a las políticas neoliberales, pero también sabemos que no estados sólos, y es por eso que debemos buscar estas complicidades en la calle. Debemos formar pare de las movilizaciones y de quien planea alternativas, debemos estar con quienes luchan por la dación en pago, por quienes quieren un territorio libre de transgénicos, con quienes quieren una universidad democrática que asegure de verdad la igualdad de acceso y la equidad, con quienes defienden los servicios públicos o están en contra de la energía nuclear.